Minería /

La ruta verde del metal rojoviernes, 29 enero 2021

Antofagasta Minerals busca combatir el cambio climático utilizando fuentes de energía limpia en todas sus operaciones. La meta es lograr que el 100% de la energía provenga de fuentes renovables para el año 2022.

EL 29 DE DICIEMBRE PASADO, durante el acto de cierre de la central termoeléctrica a carbón Ventanas 1, el Presidente de la República, Sebastián Piñera, observó que nuestro país fue pobre en las energías del pasado, “no teníamos suficiente carbón ni petróleo ni gas. Por eso, importábamos nuestra energía. Pero somos inmensamente ricos en las energías del futuro, y Chile tiene que transformarse en una potencia de exportación de energías limpias y renovables, aprovechando el potencial de las energías del sol, el viento, el mar y la tierra”. 

Chile tiene la radiación solar más alta del mundo; vientos para desarrollar energía eólica; capacidad para desarrollar biogás y recursos geotérmicos. 

Antofagasta Minerals ha sido pionero a nivel nacional en incorporar fuentes renovables en sus contratos de suministro eléctrico. Gracias al contrato firmado a mediados de 2018 con Colbún, y que comenzó a operar el primero de julio de 2020, la Minera Zaldívar hoy se abastece sólo de energía eléctrica proveniente de fuentes renovables. 

“Es un paso más en nuestro compromiso de reducir de forma significativa nuestras emisiones y enfrentar el cambio climático”, indicó Iván Arriagada, Presidente Ejecutivo de Antofagasta Minerals. “Hoy, todas nuestras compañías ya cuentan con nuevos contratos de suministro eléctrico a partir de fuentes renovables, los que paulatinamente irán entrando en vigor durante los próximos meses. A partir de 2022, toda la energía eléctrica que utilicemos para producir cobre provendrá de fuentes limpias.

El ejecutivo destacó que el cambio en los contratos de suministro de energía eléctrica se suma a otras iniciativas que está impulsando el Grupo para lograr reducir en 300 mil toneladas sus emisiones directas e indirectas de CO2 anuales entre 2018 y 2022.

“Nuestra estrategia como Grupo para enfrentar los efectos del cambio climático considera no sólo las emisiones al ambiente, sino que también el uso eficiente del agua, con iniciativas para reducir nuestro consumo de agua fresca y aumentar la recirculación”, indicó René Aguilar, vicepresidente de Asuntos Públicos y Sustentabilidad de Antofagasta Minerals.

UN AVANCE DECIDIDO

La segunda compañía que se sumará al uso de energías renovables será Minera Antucoya, tras un acuerdo a largo plazo firmado en mayo de 2019 con Engie Energía Chile. El contrato entrará en vigor en enero de 2022, y permitirá reemplazar emisiones de GEI por unas 134 mil toneladas anuales. “Este contrato no sólo nos permitirá ser más competitivos, sino que nos convierte en la tercera operación minera de cobre de Chile que hasta la fecha ha concretado formalmente su compromiso de producir con una matriz energética ciento por ciento renovable”, señaló Leonardo González, gerente general de Minera Antucoya.

Paralelamente, a comienzos de abril pasado, Minera Centinela suscribió un contrato de energía 100% renovable con Engie Energía Chile, por un total de 186 MW de potencia. Este acuerdo regirá entre enero de 2022 y diciembre de 2033. “Este contrato nos permitirá reducir significativamente los costos de energía en etapas desde 2020 en adelante”, afirmó Carlos Espinoza, gerente general de Minera Centinela.

Por último, en Minera Los Pelambres ya un 59% de la energía proviene de fuentes renovables. La operación cuenta con dos centrales fotovoltaicas (Javiera y Conejo), el Parque Eólico El Arrayán y la correa regenerativa, un proyecto de innovación de la compañía que suministra la energía eléctrica equivalente a la totalidad de la demanda del sector mina. Además, ya tiene contratos para utilizar sólo energías renovables a partir de 2022, al igual que las otras operaciones.

Antofagasta Minerals se encuentra, sin duda, entre las empresas de más rápida transición a energías renovables del mercado chileno. 

 

Comparte