Tendencias /

El agua en la Luna es más común de lo que creíamos miércoles, 04 noviembre 2020

La NASA encontró rastros de agua en el lado iluminado de la Luna. Lo hizo utilizando un telescopio volador que se llama SOFIA.

 

La NASA confirmó, por primera vez, el descubrimiento de agua en el lado iluminado de la Luna. El descubrimiento lo realizó un curioso observatorio astronómico que la agencia estadounidense ha instalado en un Boeing Jumbo 747SP. Se llama SOFIA, que es la sigla en inglés de Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja.

El descubrimiento indica que podría haber agua distribuida en toda la superficie lunar, y no solamente en las partes frías y sombrías.

SOFIA detectó moléculas de agua en uno de los mayores cráteres visibles desde la Tierra (Clavius), que se encuentra en el hemisferio sur de la Luna.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Nature Astronomy.

“Teníamos señales de que podría haber agua en el lado iluminado de la Luna”, señaló Paul Hertz, director de la División de Astrofísica en la Dirección de Misiones Científicas de la NASA. “Ahora sabemos que está allí. El descubrimiento desafía nuestra comprensión de la superficie lunar y plantea interesantes preguntas sobre los recursos pertinentes para la exploración del espacio profundo”.

Pese a las ínfimas cantidades, el hallazgo plantea nuevas interrogantes acerca de cómo se crea esta agua y cómo se las arregla para persistir en la dura superficie lunar, que no tiene aire.

 

BUENOS TIEMPOS EN LA NASA

En el espacio, el agua es un elemento muy escaso, y será fundamental para la expedición Artemisa que espera enviar a la primera mujer a la Luna en 2024. Su fin último será establecer una presencia humana sostenible para fines de la década. Lo confirmó en Twitter el administrador de la NASA, Jim Bridenstine. “Confirmamos la presencia de agua en la superficie Iluminada de la Luna, por primera vez, utilizando el @SOFIAtelescope. No sabemos todavía si podremos usarla como un recurso, pero aprender sobre el agua en la Luna es clave para nuestros planes de exploración Artemisa”.

SOFIA ya lleva más de diez años funcionando y ha acogido a astrónomas chilenas como Mónica Rubio y Denise Riquelme, quien trabaja en el Instituto Max Planck de Radioastronomía y lleva más de cien vuelos en el telescopio volador.

El acierto de la NASA fue anunciado el lunes 26 de octubre. Pero habían tenido otro logro algunos días antes: su sonda OSIRIS-REx había conseguido —también, por primera vez— sacar muestras de un asteroide (Bennu). “Debido a que Bennu es un objeto espacial muy primitivo, los científicos creen que la arena y el polvo de su superficie podrían contener pistas fascinantes sobre la química que dio origen al sol y los planetas hace más de 4.500 millones de años”, consignó Jonathan Amos en la BBC.

Comparte