Tendencias /

Cómo trabajar mejor desde casaviernes, 24 abril 2020

“Trátelo como si fuera un trabajo verdadero”, señala una especialista. Dúchese, vístase, tómese un café al comenzar, y mantenga los límites.


En momentos en que todo el mundo (literalmente) está trabajando desde su casa, abundan los consejos para hacerlo mejor. “Trátalo como si fuera un trabajo verdadero”, recomienda Barbara Larson, profesora de Northeastern University en Boston, y especialista en trabajo remoto. “Dúchate y vístete como si fueras a un trabajo real”.

Son rutinas que ayudan a ser productivos.

Genere un espacio de trabajo. Si la situación es compleja, instale un velador en la esquina más apartada. Use una buena silla (ojalá ergonómica). Establezca límites (“fronteras”). No son recomendables ni el comedor ni el dormitorio (por ningún motivo en la cama). El letrero: “Si la puerta del escritorio está cerrada, hagan como que no estoy acá”.

En BBC Worklife, Bryan Lufkin destaca la importancia de que el empleado tenga una clara comunicación con su jefe: “debes saber exactamente lo que se espera que hagas”. Lo ideal sería tener una conversación (cara a cara, por Skype o Zoom) de diez minutos al comenzar el día. Esto puede ser difícil si el gerente es muy importante. El estudio “Manual de Trabajo Remoto: ¿Cómo trabajar a distancia manteniendo la cercanía?”, de Daniel Halpern y Carolina Castro (TrenDigital), sugiere realizar una reunión diaria de “informe de estado”: ¿qué se hizo el día anterior?, ¿qué se va a hacer hoy?, ¿hay algo urgente para nuestros objetivos?

Cara a cara es mejor

Todos destacan esto de que la comunicación sea cara a cara —por algún sistema de videoconferencia—, porque la soledad y la sensación de aislamiento puede ser abrumadora. Por un lado, la comunicación cercana con los gerentes es vital; por el otro, las videollamadas ayudan a combatir la sensación de soledad. La camaradería, la sensación de pertenecer a un equipo es fundamental. Compartir, festejar los cumpleaños, celebrar los logros, hacer virtual pizza parties…

Lo que más cuesta —más incluso que combatir la soledad— es desconectarse del trabajo al final de la jornada. BBC Worklife recomienda crear una rutina de desconexión. Por ejemplo, son las 6 y media de la tarde, apago el computador, me pongo el buzo de gimnasia, y realizo esa rutina de ejercicios abdominales y estiramientos que sé que me hace bien.

De la misma manera, cuando se comienza a trabajar, inventar una rutina de conexión, que puede ser tomarse un café y revisar las noticias y redes sociales por veinte minutos (pero no más).

Comparte