Tendencias /

El almacén del futuro será sin cajerosmiércoles, 20 junio 2018

Cada vez se está volviendo más habitual prescindir de los seres humanos para hacer transacciones. En enero, Amazon presentó su almacén automatizado Amazon Go en sus instalaciones. Ahora, Microsoft —en una alianza con Walmart— también está anunciando tiendas sin cajeros. Walmart pondrá los productos, y Microsoft, la tecnología. (Hace tiempo que Walmart viene sintiendo que Amazon le respira en la oreja.)

Los analistas entienden esta noticia —que fue dada a conocer en exclusiva por Reuters— como una directa competencia de Microsoft con Amazon en el sector retail.

Microsoft incluso contrató a un especialista en visión de Amazon Go, y está trabajando en añadir cámaras a los carros de supermercados para rastrear los productos.

Tras la inauguración en Seattle, Amazon está ahora pensando inaugurar dos nuevas tiendas en San Francisco y Chicago.

Si bien todavía no se sabe qué tecnología utiliza Microsoft para sus sensores, todo indica que está relacionada con el Proyecto Kinect para Azure, tomando en cuenta que el mes pasado presentó su sensor Kinect de cuarta generación.

En el sistema de Amazon, el usuario debe descargar la app de Amazon Go, y exhibirla en un lector al ingresar al supermercado. Cámaras y sensores van siguiendo el comportamiento de los clientes: qué compran; qué devuelven. A la salida, se le cobra a la tarjeta de crédito a través de Amazon lo que el cliente compró. 

Realmente, el comercio está cambiando. Lo más interesante es que la inteligencia artificial (IA) detrás del funcionamiento del sistema le permite a la tienda ver qué están comprando sus clientes y definir qué les podrá ofrecer en una próxima visita.

Existe una fuerte competencia entre varias empresas (como Amazon, IBM, Microsoft, Google) por desarrollar la inteligencia artificial más completa. Eso explicaría “el interés de Microsoft por someter a la suya a una prueba de campo de este calibre”, sostiene Eduardo Álvarez en ComputerHoy.

LA IMPORTANCIA DEL CELULAR

Gustavo Núñez, director general de la empresa de investigación de mercados Nielsen en España y Portugal, señaló a FoodRetail que la tecnología que se implantará en el retail debe ser invisible y relevante. De lo contrario, será un fracaso. “La idea de futuro no es una tienda digital llena de pantallas, sino más bien una digitalización invisible con una conexión a través del smartphone de cada consumidor, que sirve de punto de conexión.” Así se realizarán las compras en 2025, predice Núñez. Añade que, si bien los supermercados no desaparecerán de manera abrupta, la supervivencia de ellos dependerá de su capacidad para aportar experiencias y sorprender a los clientes que entren por sus puertas.

Nielsen ha detectado que un 56% de los consumidores está dispuesto a usar su voz para adquirir productos de alimentación, bebidas, cuidado personal o del hogar. Hacia allá van las cosas.

Comparte