Innovación /

Opinión: Estamos viviendo la Era del Algoritmoviernes, 26 julio 2019

Los algoritmos son vitales. Así lo plantea esta columna de opinión de Emilio Madero, vicepresidente de Márketing y Operaciones de Ventas para América Latina de CenturyLink. La red global de fibra óptica de CenturyLink se extiende a más de 720.000 kilómetros prestando servicio a clientes de más de 60 países.


AD PORTAS de la “Cuarta Revolución Industrial”, las empresas que más destacan son líderes en tres conceptos esenciales: diseño, innovación y creatividad.

Pero es necesario agregar un cuarto elemento: el algoritmo. Hoy, navegamos en la “Era del Algoritmo”, lo que significa que las empresas no sólo deben ser disruptivas en el diseño, innovadoras y creativas en sus estrategias, sino que, además, deben basar su negocio en algoritmos, como condición para competir.

Muchas de las compañías más innovadoras han nacido de un algoritmo, que pasa a ser el motor del negocio.

La evolución tecnológica y la digitalización del mundo han terminado por catapultar a los algoritmos al estatus de actores clave en todos los ámbitos de nuestras vidas, desde las actividades personales más triviales hasta nuestros trabajos, desplazamientos e incluso en las investigaciones científicas más complejas.

Un algoritmo es una secuencia de pasos a seguir, o un conjunto de reglas diseñadas para producir un resultado específico. Por esta razón, se puede considerar como un algoritmo desde una receta de cocina hasta el puntaje que se obtiene al postular a un crédito bancario.

Aunque los primeros algoritmos datan de hace más de 3 mil años, es el auge de la computación y el desarrollo de las herramientas de Inteligencia Artificial lo que ha terminado demostrando su alto poder de transformación.

Nos movemos en un mundo de algoritmos

Desde que introducimos una palabra en un buscador hasta los resultados que obtenemos y nuestra tendencia a hacer clic en uno o en otro dependen de algoritmos. En las organizaciones, cientos de tareas se han automatizado, lo que significará que en el futuro la creatividad y las habilidades blandas de las personas serán consideradas verdaderos tesoros debido a que no es posible ponerlas dentro de algoritmos.

Hoy, hasta la selección de empleados nuevos podría ya estar perfectamente designada por algoritmos.

En este sentido, algunos plantean posibles problemas éticos, debido al sesgo que podría tener un algoritmo en cuanto a la preferencia por ciertos colaboradores. Yuval Noah Harari, en Homo Deus: Breve historia del mañana”, cuenta el caso de una compañía de capital de riesgo en Hong Kong (Deep Knowledge Ventures), que, en 2014, entregó uno de los sillones de su directorio, con capacidad de voto, a un logaritmo. Claro que presentó un sesgo, pues “VITAL” (el algoritmo) recomendó invertir en compañías que dan más autoridad a los algoritmos…

Los algoritmos son esenciales para los negocios de hoy y lo están transformando todo.

Gracias a la inteligencia de negocios y a Big Data, es posible conocer al cliente, anticipándose a sus necesidades. Es la hiperpersonalización de los mercados, en donde las empresas estrechan lazos con sus clientes como nunca.

En un mundo “algoritmizado”, las buenas ideas no tienen límites, puesto que también se facilitan los emprendimientos. Como es el caso de la compañía chilena The Not Company, que comenzó a producir alimentos novedosos, como una mayonesa sin ningún componente animal. Su chef, Giuseppe, es un algoritmo especialista en crear alimentos con componentes distintos a los habituales, pero con un sabor muy parecido. El éxito captó la atención de un fondo de inversión vinculado a Jeff Bezos, el fundador de Amazon.

En la “Era del Algoritmo”, todo es posible.

Comparte