Amazon inauguró el almacén del futuro | Generación de Cambio -...

Amazon inauguró el almacén del futuro

lunes, 29 enero 2018

El lunes 21 de enero debutó en Seattle el almacén automatizado de Amazon, que se llama Amazon Go. Llevaban mucho tiempo más del que habían pensado probando este establecimiento que no tiene cajeros y donde no es necesario realizar filas para pagar.

Todavía no funciona a la perfección: la periodista Deirdre Bosa, de la cadena estadounidense CNBC, “robó” sin querer un yogur porque el sistema no lo detectó. La periodista le confesó el “robo” a la vicepresidenta de Amazon Go, Gianna Puerini, quien le pidió que no se preocupara del pago, pero que era un error que no se debería producir. “Es tan raro que ocurra”, dijo Gianna Puerini. “que ni siquiera hemos dispuesto un procedimiento que permita que los clientes nos expliquen estos incidentes. Llevo un año probando Amazon Go y nunca he tenido un error”.

El asunto funciona de la siguiente manera: en primer lugar, el usuario debe descargar la app de Amazon Go y exhibirla en un lector al ingresar al supermercado, tal como se hace cuando se ingresa a un edificio inteligente a través de un torniquete. Enseguida, se compra de manera normal. El negocio está abarrotado de cámaras y sensores que van siguiendo el comportamiento de los clientes; lo que compran, lo que devuelven, lo que hacen. A la salida no hay cajeras ni cajeros; simplemente, los sensores cobran lo que el cliente compró a la tarjeta de crédito, a través de Amazon.

A esa tecnología le llaman “Just Walk Out”, y acá en Chile ya hemos estado viviendo experiencias similares en grandes supermercados como el Jumbo y el Homecenter Sodimac. No hay cajeros, sino que unos empleados que ayudan a utilizar el lector de código de barras.

La verdad es que sí hay dependientes humanos en el interior de Amazon Go. Algunos tienen la misión de verificar la edad de los adolescentes en las estanterías que venden cerveza y vino. Otros preparan los almuerzos.

Amazon dice que esto es una prueba del “comercio del futuro”, pero experiencias similares llevan un buen tiempo. IBM publicitó un comercial parecido hace más de diez años, para cantar los beneficios de la tecnología inalámbrica RFID. El video era muy bueno, porque mostraba a un consumidor que aparentemente quería burlar la seguridad del recinto, pero en realidad estaba consciente de que al final le iban a cobrar todo lo que escondía en una bolsa de papel.

Claramente, es una amenaza para el comercio tradicional, pero no todos están de acuerdo con este avance. Un vecino de la ciudad del norte de Estados Unidos comentó en redes sociales: “Exactamente lo que Seattle necesita. Otra razón para ponerte tus audífonos, no mirar a nadie a los ojos, y tener cero interacción humana ”.

“Prefiero interactuar con humanos”, señala otro; “gracias”.

Una usuaria argumenta que esto terminará con muchos empleos y con el comercio tradicional. “Amazon se está volviendo más grande que Walmart.”

Muchas veces los avances están, pero los humanos no quieren tomarlos.

  • Compartir