Innovación /

Un mineral imprescindible para un mundo sustentableviernes, 22 noviembre 2019

El cobre —un metal 100% reciclable— es vital para combatir el cambio climático. 


El cobre ayuda a reducir los gases de efecto invernadero, a combatir el cambio climático y a crear un planeta mejor y más sustentable.

El cobre se puede reciclar ilimitadamente y se puede reutilizar sin pérdida de sus propiedades. Reciclar el cobre ahorra energía, reduce las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), extiende la vida de los recursos naturales y evita que valiosos terrenos se utilicen como vertederos.

También, es clave en el desarrollo de tecnologías de energía renovable necesarias para combatir el cambio climático. Cada megawatt producido en una planta solar o eólica requiere al menos cuatro veces más cobre que un megawatt generado en una planta que funciona con combustibles fósiles.

El cobre fomenta la eficiencia energética y contribuye a reducir las emisiones de carbono. Durante su vida útil, los sistemas eléctricos que contienen una tonelada de cobre emitirán entre 100 y 7.500 toneladas menos de CO2.

Desde redes inteligentes y seguras hasta cableado subterráneo, el cobre aumenta la resiliencia, protege contra los desastres naturales y las acciones adversas provocadas por el hombre, ayudando a las personas, las empresas y la economía a recuperarse de los reveses y adaptarse a las nuevas dificultades.

Un futuro más limpio

En Chile, Antofagasta Minerals busca combatir el cambio climático utilizando fuentes de energía limpias en todas sus operaciones. La meta es lograr una disminución de 300 mil toneladas de las emisiones de dióxido de carbono para el año 2022, esto equivale a sacar de circulación a unos 80 mil vehículos por año.

En sus procesos productivos, Antofagasta Minerals aplica las prácticas de la normativa internacional ISO 50001 para la gestión de energía, la cual permite mejorar en términos de eficiencia, costos y emisión de GEI. El Grupo Minero cuenta desde 2016 con un Estándar de Cambio Climático, que se ha implementado en las diferentes compañías para la integración de fuentes limpias. Así ha ocurrido con los nuevos contratos en Zaldívar y Antucoya para conseguir un suministro de energía 100% renovable.

Durante 2018, el 59% del abastecimiento de la Minera Los Pelambres provino de plantas fotovoltaicas, eólicas y por autogeneración de energía gracias a sus correas transportadoras de mineral.

A partir de junio de 2020, Zaldívar se convertirá en la primera minera que operará con energía 100% renovable, gracias a un acuerdo con Colbún. De esta forma, reemplazará emisiones equivalentes a 350 mil toneladas anuales de GEI.

Por su parte, la Minera Antucoya firmó un acuerdo con ENGIE Energía Chile S.A. para formalizar el cambio de matriz a energías limpias. El contrato de largo plazo regirá desde 2022 y ubicará a Antucoya como la segunda empresa del Grupo Antofagasta Minerals que opera sólo con fuentes de energía renovable para producir cobre. Gracias a esta iniciativa se podrán reemplazar emisiones equivalentes a unas 134 mil toneladas anuales de GEI, lo que equivale a sacar de operación a cerca de 36 mil vehículos al año.

Comparte